3 de noviembre de 2008

TUS AMIGOS NECESITAN DE TI

Amigo mío, es joven quien ama a Cristo, aunque peine canas.
Te propongo la lectura reposada de dos textos:
“Veo ante mí una imagen vibrante de la Iglesia universal. La variedad de Naciones y culturas de las que provenís demuestra que verdaderamente la Buena Nueva de Cristo es para todos y cada uno; ella ha llegado a los confines de la tierra. Acercaos al abrazo amoroso de Cristo;
reconoced a la Iglesia como vuestra casa"
“Quizás a vosotros no se os pedirá la sangre, pero sí ciertamente la fidelidad a Cristo. Una fidelidad que se ha de vivir en las situaciones de cada día:
en los novios y su dificultad de vivir, en el mundo de hoy, la pureza antes del matrimonio; en los matrimonios jóvenes y en las pruebas a las que se expone su compromiso de mutua fidelidad; en las relaciones entre amigos; en el que ha empezado un camino de especial consagración, etc”.
¡Vale la pena entregar la vida desde muy temprano!
Jesús necesita de tí para cambiar este mundo.
Cuenta contigo.
Y tus amigos....también.
¡¡¡Ánimo, pues!!!

7 comentarios:

Manuel de Santiago dijo...

¡Qué estraño! Por primera vez no hay ningún comentario.
Me gustaría saber, si alguno puede decírmelo, las causas.
Si alguno se anima, se lo agradezco mucho y de antemano.
Un fortísimo abrazo.

TCHI de Tchivinguiro dijo...

Nadie es una isla. Y Dios ama las islas, por eso las ha inventado.
Todos necesitamos alguien, aunque Dios nos lleve en sus (a)brazos y siga adelante de cada uno de nosotros.
Te tengo presente, manuel de santiago.
Tengo respuestas pendientes para darte.

En menos de quince días dos amigas se fueran al Paraíso.

Abrazo.

Manuel de Santiago dijo...

Tchi de tcivinguiro, sabía que algo te estaba ocurriendo. Espero tus respuestas. Gracias.
Mañana ofreceré la Santa Misa por esas dos amigas tuyas. es lo más que puedo hacer. Y lo mejor.
Admiro tu fe que procede de saberte en los (a)brazos de Dios Padre.
Un saludo.

TCHI de Tchivinguiro dijo...

Que Dios te bendiga, Manuel.

Ellas, seguro, que ya están en el regazo de Dios.

Dos muertes dolorosas.

Manuel de Santiago dijo...

El dolor, unido al dolor de Jesús, redime.
El premio: estar con Dios para siempre.
Un saludo.

haciendo camino dijo...

siemrpe recordandonos nuestro querido Sydney que seri de nosotros sin ese viaje maravilloso.
un abrazo y un saludo

Manuel de Santiago dijo...

Amigo Dani, alimentemos ese fuego sagrado. Y lo alimentamos acogiendo en el corazón lo que allí vivimos y haciéndolo vida. El Señor necesita de cada uno de nosotros.
Un saludo.