5 de agosto de 2010

ME GUSTA ANDAR

Este camino no termina en la montaña. Es preciso andarlo y nos topamos con un río, a punto de fundirse con el mar.

Abre, pues horizontes, no cierra respuestas.

Así, me parece, sucede en la encrucijada ideológica actual. Es preciso desentrañarla, repensarla y proponer respuestas audaces.

Respuestas que son retos intelectuales. Propongo tres:

1.- Ante la perversión del lenguaje.... claridad doctrinal: ideas claras, concisas y concretas.

2.- Ante el intento de perversión de la persona.... defensa de la dignidad de la misma: como ser creatural e hijo de Dios.

3.- Ante la perversión de la sociedad... ser personas que aman y fomentan una sociedad justa: conocimiento recio y profundo de la Doctrina Social de la Iglesia -cuyo fundamento es la naturaleza humana-, proponiendo soluciones audaces y esperanzadas.

No cabe el pesimismo, ni en derrotismo.

Dios es el Señor de la Historia y no pierde bartallas. Mucho menos, la guerra.

4 comentarios:

Eos dijo...

Buenos consejos los tres para el camino. Espero ser capaz de llevarlos a la práctica ;-)

Manuel de Santiago dijo...

Amigo Eos, siempre atento. Y, si lo que escribo, te sirve, ya ha cumplido su misión.
Un saludo.

GarçaReal dijo...

Três bons conselhos para o caminho da vida.

Por vezes os caminhos que trilhamos têm um fim, mas cabe-nos fazer com que eles prossigam.

Bom post

Obrigada pela visita. Volta sempre

bjgrande do lago

Manuel de Santiago dijo...

Gracias, GarçaReal.
Los caminos de la vida confluyen en el definitovo: Él es el Camino. Y lo importante.
Un saludo.