23 de septiembre de 2010

SI ES POSIBLE


Transcribo, para tí,
joven amigo,
unas palabras de Benedicto XVI.
Y te invito a leer el discurso entero.
Suenan fuertes,
resuenan en el hondón del alma,
invitan a metas audaces,
rompen con la inercia imperante.
"Espero que, entre quienes me escucháis hoy, esté alguno de los futuros santos del siglo XXI.
Lo que Dios desea más de cada uno de vosotros
es que seáis santos.
Él os ama
mucho más
de lo que jamás podríais imaginar
y quiere lo mejor para vosotros.
Y, sin duda, lo mejor para vosotros es
que crezcáis en santidad.
Quizás alguno de vosotros nunca antes pensó esto.
Quizás,
alguno opina que la santidad no es para él.
Dejad que me explique.
Cuando os invito a ser santos,
os pido que no os conforméis con ser de segunda fila.
La felicidad es algo que todos quieren,
pero una de las mayores tragedias
de este mundo
es que muchísima gente jamás la encuentra,
porque la busca en los lugares equivocados.
La clave para esto es muy sencilla:
la verdadera felicidad se encuentra en Dios".

2 comentarios:

Eos dijo...

Deseo la santidad, busco la santidad, pero es dificil, a veces una necesita guía en el camino. A veces entran miedos...Es dificil ir contracorriente ...Espero que Dios mede las fuerzas que me faltan para mi es imposible pero para EL no ;-)

Manuel de Santiago dijo...

Eos amigo, tus palabras llegan siempre certeras. Me permito un consejo: encuentra un buen Director que te acompañe. Que te exija, te escuche y rece por tí. Y ábrele tu alma de par en par. Verás que el camino se hace más fácil.
Dios te inunda con su gracia.
Un fuerte abrazo.