13 de abril de 2009

FRUTOS



"Mis elegidos no trabajan en vano". Lo dice el Señor. Y nos lo creemos.
Y desde Australia nos comunican:
La Jornada Mundial de la Juventud de Sydney ya ha empezado a dar frutos
de conversiones,
regreso de fieles a la Iglesia
y más vocaciones.
El Cardenal Pell, arzobispo de Sydney ha dicho:
"Hace pocos días, un párroco me llamó para decirme que 25 personas, jóvenes y adultos, decidieron hacerse católicos. En febrero entraron siete jóvenes en el seminario de Sydney y ocho en el de Melbourne".
Dios no pierde batallas. Sembremos a manos llenas.
El fruto surge donde Dios quiere y cuando quiere.

7 comentarios:

haciendo camino dijo...

Toda siembra da sus frutos, y si el Sembrador es el Señor todavía mas.
Australia da sus frutos, las oraciones dan sus frutos. Todo lo que esta ligado al Señor da sus frutos por que con El es como el árbol que esta plantado al borde de la acequia.
Que esta Pascua que se vean cada día mas y mejor tus frutos.
Gracias Señor por darme todo lo que me das y lo que me rodea, enséñame a ser como Marta en el servicio a mis hermanos y como Maria en la escucha de tu Palabra que es fuente de agua viva para mi corazón.

Manuel de Santiago dijo...

Gracias, Dani, por tus palabras siempre llenas de fe, de esperanza. Y gracias por hacerme partícipe de tu oración.
Espero que podamos vernos pronto.
Un fuerte abrazo.

ALCON dijo...

Hola!!

Me recomendarón mucho este blog y me encantó, me uno al agradecimiento y a la oración.

Los visito!!

Manuel de Santiago dijo...

Gracias a quien te lo recomendó.
Es un Bliog con orientación de fe y oración. Y tambi+en de esperanza. De esperanza en la gente joven que se entrega para vivir a tope y mejorar este mundo.
Un saludo agradecido.

Maria João dijo...

É preciso semear como Jesus nos pede, mesmo quando não vemos os frutos. Mas, claro, como é bom quando Cristo nos permite ver os frutos ...


beijos

Manuel de Santiago dijo...

MARIA JOÂO, gracias por tus palabras siempre llenas de acierto.
El Señor nos pide desprendimiento total. Pero, cierto, es bueno de vez en cuando ver los frutos. Para recobrar "novos folgos".
Un saludo.

Tchi dijo...

Cada vez más se hace muy necesario y urgente evangelizar. Sembrar las semillas de la cosecha heredada de Dios.

Abrazo en el Señor de Toda La Humanidad.