10 de enero de 2010

CUARENTA AÑOS NO ES NADA

Regreso...
a la tierra que me vio nacer,
a mi niñez recobrada,
a mis amigos de antaño,
a tantos recuerdos...

Regreso...
a la Iglesia donde fui bautizado,
en la que recibí por vez primera al Amor de los Amores
que robó mi corazón,
al Sagrario que guarda mis cuitas de niño y de adolescente,
al Templo donde celebré mi Primera Misa, como sacerdote de Jesucristo.

¿Por qué vuelvo?
Ni sé la respuesta,
ni la busco.
Es una caricia de mi Padre Dios.
Él sí sabe el porqué.
Sólo me resta agradecer.
Porque soy deudor.
Y las deudas de Amor se pagan con la vida.

Y regreso al mundo de la globosfera,
después de meses de ausencia.
Y vuelvo
con la ilusión de siempre
y el cariño nunca disminuido.

Dios sea loado
y eternamente adorado.
Amén. Amén.


15 comentarios:

josealberto dijo...

Saludos no sé si seré capaz de seguir el ritmo de dos blogs. Hermosa casa.

Manuel de Santiago dijo...

Amigo José Alberto,gracias.
Espero no sólo seguir el ritmo, sino aumentarlo. Espero, luego la vida marca el ritmo, la cadencia. Y la semilla, entregada en el surco anodino, regada con la sangre del esfuerzo, reventará en espigas granadas. Nada se consigue sin esfuerzo. Y estas gotas de rocío -insignificantes- ayudarán a apagar la sed de tanto peregrino acucioso.
Un fuerte abrazo.

jawaa dijo...

Venho apenas agradecer a visita, o tempo tem sido curto, mas voltarei para te ler.
Obrigada, a tua sugestão é pertinente, eu sei. Quando tiver tempo e paciência, tentarei outro fundo.
Um abraço

Manuel de Santiago dijo...

Gracias, jawaa. Y gracias por aceptar mi sugerencia. Espero tu visita.
Un saludo.

josealberto dijo...

DON Manuel el cyber spacio le extraña no tarde tanto en escribir. Es una pena!!! No puedo escribir más.

Alberto dijo...

Manolo: envidia tu capacidad de describir con tanta belleza. Por fin he podido entrar a ver tus blogs y tengo la esperanza de no perderlos de vista. Hoy mismo he vuelto a poner un post en el mío, con ánimo de no dejarlo ya.

Manuel de Santiago dijo...

Mi querido Alberto, no siempre la pluma exprime lo que llevas dentro. A veces las palabras se espesan, se muestran remisas, como si les diera vergüenza aparecer. Otras, surgen como el agua manatial, en silencio fecundo.
Son, mi querido Alberto, fruto de tantos días, sobre todo al atardecer, pasados en contemplación en los años de infancia y juventud. Remansados en el alma, brotan sin esfuerzo.
Gracias por tus palabras siempre cariñosas y agradecidas.
Espero que algún día podamos reencontrarnos en estas tierras.
Y con sus gentes, cristianos viejos, con cierne. Un poco asustados ante los tiempos actuales. Pero rezadores.
Un fuerte abrazo.

Manuel de Santiago dijo...

Nadie espera mis palabras ni nadie me echa en falta. Tú sí, porque me miras con cariño de hermano.
Tengo, no obstante, que recuperar el ritmo. Te haré caso.
Un fuerte abrazo.

Lobo dijo...

La poesía no es lo mío, pero reconozco que es la herramienta más adecuada para describir los sentimientos de un corazón enamorado...
Bendita vocación de hacer endecasílabos de la prosa de cada día...

Gracias por todo... pero en especial por su fidelidad.

Manuel de Santiago dijo...

Gracias, Lobo. La fidelidad es una armadura débil. Se robustece con el apoyo mutuo en todos los sentidos: Frater qui adyubatur a afratre, TANQUAM CIVITAS FORTIFICATA.
Un fuerte abrazo agradcecido.

jawaa dijo...

Belo poema!
Também queria regressar à terra que me viu nascer, mas não tenho coragem, e o tempo é já escasso.
Obrigada por sua visita e suas palavras.
Um abraço

Manuel de Santiago dijo...

jawaa, no siempre uno puede alcanzar en la vida lo que anhela. En mi caso, sí. Ha sido el Sr. Obispo quien me ha encargado el pastoreo de esa grey. Un don y una gracia inmerecidos.
Gracias por tus palabras.
Un fuerte abrazo.

Maria João dijo...

Um bom regresso ... com Cristo! ;)


beijos

Manuel de Santiago dijo...

María Joâo, dormido está mi Blog por causas ajenas. Espero que esta "mano de nieve" que somn tus palabras lo despierte.
Un saludo.

Manuel de Santiago dijo...

María Joâo, dormido está mi Blog por causas ajenas. Espero que esta "mano de nieve" que somn tus palabras lo despierte.
Un saludo.